López Obrador visita a Biden en medio de desacuerdos políticos

Foto: Cortesía

La relación entre Estados Unidos y México —una compensación directa durante el gobierno del entonces presidente estadounidense Donald Trump donde México no reprimía la migración y Washington no presionaba sobre otros temas— se ha convertido en una amplia gama de desacuerdos sobre comercio, política exterior, energía y cambio climático.

El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador visitará Washington el martes para reunirse con su homólogo Joe Biden, un mes después de que rechazara la invitación a la Cumbre de las Américas en Los Ángeles. El mandatario mexicano había exigido a Biden que invitara a la cumbre a los presidentes de Cuba, Nicaragua y Venezuela y también calificó el apoyo de Estados Unidos a Ucrania como un craso error.

En ese y otros temas, queda claro que López Obrador se lleva mucho peor con Biden que con Trump, que amenazó a México, pero solo quería una cosa de su vecino del sur: Impedir que los migrantes llegaran a la frontera, refirió The Associated Press

“Creo que es más que el gobierno de Biden se ha esforzado por reinstitucionalizar la relación y restaurar la relación que no se centra únicamente en inmigración y comercio. Y creo que, como resultado, eso lleva a que surjan problemas de los que AMLO se siente menos cómodo hablando”, afirmó Andrew Rudman, director del Instituto México en el Centro Wilson, usando las siglas en español con que los mexicanos se refieren a su presidente.

Las autoridades estadounidenses quieren que López Obrador dé marcha atrás a su dependencia de los combustibles fósiles y a su campaña a favor de la paraestatal eléctrica mexicana a expensas de las plantas construidas por compañías extranjeras y las cuales funcionan con gas y energía renovable. Washington ha presentado varias quejas bajo el tratado de libre comercio entre Estados Unidos, México y Canadá, que insta a México a hacer cumplir las leyes ambientales y las normas que garantizan los derechos sindicales.

México rechaza críticas de USA 

López Obrador también ha rechazado con enojo toda crítica de Estados Unidos por los asesinatos de periodistas en México o sus propios esfuerzos para debilitar el sistema de controles y equilibrios en el gobierno de México. También está molesto por la financiación estadounidense de organismos cívicos y no gubernamentales en México que, según él, forman parte de la oposición.

Todo se suma a un brebaje de brujas en las relaciones bilaterales.

“A fin de cuentas, el problema es que uno está en completa desventaja en esta relación”, dijo Arturo Sarukhán, que se desempeñó como embajador de México para Estados Unidos de 2006 a 2013.

Estados Unidos “necesita a México como un socio clave en todo, desde ‘near shoring’ (fabricación para el mercado estadounidense). En términos de competitividad, en términos de seguridad energética de América del Norte, independencia energética, eficiencia energética”, dijo Sarukhán. “El problema es que al presidente mexicano no le importa ninguna de estas cosas”.

De lo que le interesa hablar al presidente mexicano es de la inflación, que en junio se disparó a casi 8%. La inflación y las secuelas económicas de la pandemia están llevando a un número cada vez mayor de mexicanos a emigrar: 22 de los 53 migrantes que fallecieron recientemente luego de ser abandonados por contrabandistas en un tráiler en Texas eran mexicanos.

La inflación será un punto a conversar 

“Tenemos que buscar actuar de manera conjunta, ayudarnos mutuamente para el control de la inflación”, dijo López Obrador el viernes. “Este es un asunto que le voy a proponer. Tenemos un plan.”

Antes de partir el lunes hacia Washington, López Obrador dijo que planeaba hablar con Biden sobre el control de la inflación, la inmigración y la seguridad. Dijo que lo acompañaría un grupo de líderes empresariales, entre ellos Carlos Slim, el hombre más rico de México.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, dijo el viernes que los Biden desean recibir a López-Obrador y su esposa en la Casa Blanca.

“Discutirán una agenda amplia y profunda, incluyendo los esfuerzos conjuntos sobre migración, seguridad alimentaria y oportunidades económicas, por lo que el presidente ansía tener esa conversación”, dijo Jean-Pierre.

Ella eludió las preguntas sobre las repetidas críticas públicas de López Obrador al gobierno de Biden, entre ellas a los esfuerzos de Estados Unidos para extraditar al fundador de Wikileaks, Julian Assange, del Reino Unido para su enjuiciamiento.

“Vemos a AMLO, el presidente de México, como un socio”, dijo la vocera, agregando que se llevarán a cabo muchas conversaciones. “Y eso es todo lo que voy a decir”.

Previous Article

Fiscal general revela video con la macabra confesión de la esposa de Carlos Lanz

Next Article
Movistar Venezuela

Movistar Venezuela suspende la reposición de tarjetas SIM para líneas 2G

Related Posts