Zapatero revela el papel clave de Monedero para su mediación en Venezuela

Juan Carlos Monedero
Juan Carlos Monedero. / Foto: Jaime Martínez – Flickr.

En su más reciente obra literaria, José Luis Rodríguez Zapatero, expresidente del Gobierno español, reveló detalles inéditos sobre la intervención de Juan Carlos Monedero, cofundador del partido político de extrema izquierda Podemos, en las negociaciones diplomáticas con Venezuela. Monedero fue pieza fundamental para que Zapatero obtuviera el permiso del Gobierno de Nicolás Maduro para ingresar a Venezuela como observador electoral y, más adelante, para actuar como mediador entre el Gobierno y las fuerzas opositoras.

Estos hechos se detallan en Crónica de una España que dialoga, libro que compila diálogos entre Zapatero y Màrius Carol, exdirector de La Vanguardia, y que ha sido documentado por Europa Press. Zapatero evalúa positivamente su rol mediador, considerando que su intervención fue clave para prevenir un conflicto bélico interno en la nación caribeña.

Encuentros decisivos

La preocupación por Venezuela llegó a Zapatero a través de Timoteo Zambrano, dirigente opositor, quien en 2014 visitó España. Zambrano solicitó a Zapatero que “mediara en el conflicto” en vísperas de los comicios legislativos para la Asamblea Nacional. El escenario descrito por Zambrano era alarmante: alta tensión en las calles y numerosos opositores “privados de libertad”.

La solicitud de mediación no solo provino de la oposición. Thomas Shannon, entonces subsecretario del Departamento de Estado de Estados Unidos, también se acercó a Zapatero para alentarlo a asumir este rol. Zapatero recuerda especialmente un encuentro en Londres donde, junto a Shannon, anticiparon las consecuencias de una posible victoria opositora en las elecciones de diciembre de 2015.

Estrategia de acercamiento

La estrategia delineada por Zapatero y Shannon buscaba mitigar el agravamiento del conflicto. Conscientes de la complejidad de la situación, concluyeron que la mejor manera de intervenir no era alinearse con la oposición, sino ser reconocido como observador imparcial del proceso electoral.

Para ello, era imprescindible contar con el respaldo del Gobierno de Maduro, ya que los observadores internacionales debían superar numerosos obstáculos para ser aceptados.

Monedero, el asesor clave

La trama se complica cuando Zapatero recurre a Juan Carlos Monedero, ya reconocido como figura prominente de Podemos junto a Pablo Iglesias. “Conocía su labor asesorando a Chávez y a otros gobiernos de izquierda en América Latina. Le compartí mi plan y se comprometió a ayudarme. Gracias a él, recibí la invitación para observar las elecciones”, revela Zapatero.

Monedero, antes de su incursión en Podemos, asesoró al presidente Hugo Chávez por casi diez años, hasta el fallecimiento del líder en 2013. Fundó el Centro Internacional Miranda y mantuvo encuentros frecuentes con Chávez en el Palacio de Miraflores, como él mismo ha narrado.

Sin embargo, Zapatero matiza que, tras años de trato con Venezuela, la conexión de Podemos con el chavismo fue “menor de lo que se ha especulado” y que mucho de lo dicho es más “mito que realidad”.

Un esfuerzo que rinde frutos

Zapatero hace una valoración positiva de su labor mediadora, afirmando que su intervención pudo haber prevenido una guerra civil en 2017. “A pesar de los grandes esfuerzos, uno busca consuelo en la utilidad de su trabajo”, declara. “Evitamos un conflicto bélico que estaba al borde de estallar en Venezuela”, asegura.

Describe un 2017 convulso, con el oficialismo ganando elecciones, la oposición fracturada, una crisis económica exacerbada y protestas masivas. “Más de cien muertes y miles de heridos”, señala, un punto crítico que pudo desencadenar en una guerra civil y, potencialmente, en un conflicto de magnitud impredecible en América Latina.

Afortunadamente, se inició un diálogo en Santo Domingo, donde Zapatero tuvo un rol decisivo para “evitar la catástrofe”. No obstante, este proceso colapsó en febrero de 2018 cuando la oposición rechazó un acuerdo propuesto por Zapatero y aceptado por el gobierno de Maduro.

“Reflexionando sobre mi papel de mediador, siento que valió la pena. Me he sentido útil ayudando a Venezuela y a su gente”, concluye.

Con información de Europa Press.

Previous Article

Inameh: Entre 50 y 55 ondas tropicales pasarán por Venezuela

Next Article

Madre venezolana transforma la necesidad en éxito con champú natural para niños

Related Posts