Directiva de Citgo se habría reunido con funcionarios estadounidenses para extender protección

Citgo. / Archivo.

La junta supervisora de Citgo Petroleum, filial de Petróleos de Venezuela en Estados Unidos, ha mantenido conversaciones con funcionarios estadounidenses en la ciudad de Bogotá, Colombia, con el objetivo de extender la protección de Washington mientras la empresa sigue negociando con sus acreedores.

A Citgo se le está acabando el tiempo para lograr acuerdos para seguir en manos venezolanas. La refinería está atrapada entre las luchas internas entre los grupos políticos que controlan sus juntas directivas y un tribunal federal estadounidense que está dispuesto a iniciar una subasta forzosa el próximo mes, refirió Reuters

Durante las conversaciones en Bogotá, los representantes venezolanos plantearon la necesidad de ampliar la protección de Citgo; mientras que los funcionarios estadounidenses solicitaron una estrategia formal para administrar los activos extranjeros de Venezuela en el próximo año, según revelaron tres personas familiarizadas con la reunión a la agencia de noticias.

Una venta forzada le quitaría a Venezuela el preciado activo extranjero. Citgo ya ha sufrido fuertes pérdidas, se ha enfrentado a una investigación de Estados Unidos sobre su gestión anterior y ha luchado por reemplazar los suministros de petróleo cortados por las sanciones de Estados Unidos a su empresa matriz. 

Desde septiembre, la junta supervisora de Citgo ha mantenido conversaciones con los acreedores sobre las propuestas de pago elaboradas por JPMorgan Chase & Co, ya que las deudas vinculadas a Venezuela han pesado.

Pero hasta ahora, las conversaciones no han sido aprobadas por los representantes de la oposición venezolanos, quienes no se han puesto de acuerdo sobre cómo gestionar los activos extranjeros.

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos, ha mantenido hasta ahora a Citgo, fuera de las manos de los acreedores que ganaron laudos arbitrales multimillonarios.

La protección estadounidense finalizará en enero, lo que podría desencadenar una subasta por parte del Tribunal de Distrito de Estados Unidos en Delaware que supervisa la reclamación más apremiante sobre los activos de Citgo.

Solicitud de estrategia 

Si se concede, una prórroga podría dar al líder opositor Juan Guaidó, un renovado respaldo de un poderoso aliado, probablemente aliviando las críticas sobre el manejo de los activos por parte de sus ayudantes, y dar a Citgo tiempo para el plan de JPMorgan.

Washington reconoce a Guaidó como el líder legítimo de Venezuela y considera que la reelección de Nicolás Maduro en 2018 es una farsa. Maduro, respaldado por Rusia, China, Cuba e Irán, mantiene el control del ejército de Venezuela y de Petróleos de Venezuela.

El gobierno de Joe Biden, que ha mantenido las sanciones a Venezuela impuestas por su predecesor Donald Trump, podría ver con buenos ojos la solicitud de Citgo, ya que busca mantener la presión sobre Maduro para que celebre elecciones justas.

El reloj marca el tiempo 

Los jefes de las comisiones de energía y finanzas afirmaron a Reuters que aún no habían visto la propuesta para permitir a las juntas de supervisión de Citgo hablar con los acreedores Crystallex, ConocoPhillips y los tenedores de bonos.

Muchos políticos venezolanos se oponen a añadir a Conoco a las negociaciones del pago de JPMorgan, argumentando que su adjudicación de 2.000 millones de dólares de la Cámara de Comercio Internacional ha sido parcialmente satisfecha. Su saldo pendiente podría provenir del embargo de Conoco de los activos de PDVSA en el Caribe. 

En lugar de negociar los pagos, algunos opositores quieren transferir Citgo y otras unidades a fideicomisarios independientes. Incluso el pago de bufetes de abogados para defender a Citgo ha dividido a la oposición, retrasando la acción, dijeron personas cercanas al asunto.

“La situación está creando mucha ansiedad entre la gente que trabaja para proteger los activos, y un sentimiento de desesperanza entre los venezolanos hacia sus líderes políticos”, dijo Luis Pacheco, exjefe de la junta ad-hoc del PDV.

Las críticas a la gestión de Guaidó de los activos extranjeros han aumentado tras la sustitución de los tecnócratas por una junta directiva totalmente política en Citgo. Luchas similares en otra empresa extranjera, la petroquímica Monómeros Colombo-Venezolanos, llevaron a varios cambios en la gestión y a una reciente declaración de quiebra.

Todos los frentes

El juez de distrito Leonard P. Stark, que supervisa el caso Crystallex, quiere empezar a organizar una subasta de los activos de Citgo en noviembre. El tribunal ha avanzado en la venta de la red de Citgo, de 749.000 barriles diarios, los oleoductos, las marcas minoristas y las instalaciones relacionadas

Los miembros de la administración de Citgo creen que si JPMorgan puede comenzar las negociaciones en las próximas semanas, podría convencer al tribunal de que se retrase.

Como provienen en su mayoría de reclamaciones de expropiación y pagos atrasados, los pasivos externos de Venezuela no son directamente de Citgo, sino que fueron contraídos por el Estado venezolano y Pdvsa. 

“El gobierno interino es el único autorizado para supervisar los activos, pero el gobierno de Maduro es el único que controla el flujo de caja para pagar a los acreedores”, dijo Pacheco, exjefe de la junta directiva de PDV.

Otra razón por la que analistas y expertos ven pocas posibilidades de que las negociaciones tengan éxito es que el valor de mercado de Citgo, estimado en unos 10.000 millones de dólares hace una década, representa una fracción de la deuda externa total de Venezuela, que asciende a 130.000 millones de dólares.

“Los venezolanos de Citgo se han acostumbrado a la idea de que cualquier futuro posible los excluirá de la empresa”, dijo un ejecutivo de Citgo. Incluso si se negocian los pagos con los acreedores, eso destruiría la empresa”.

Previous Article

CNE concluye la auditoría sobre los programas de totalización de resultados

Next Article

Posponen el estreno de un documental narrado por Alec Baldwin

Related Posts